el blog de bubastis

martes, octubre 18, 2005

El Extraño Parto de Mary Toft

Mary Toft era una sirvienta de 25 años nacida y residente en Godalming, Inglaterra. La muchacha, nacida en 1701, acababa de sufrir un aborto natural y ansiaba tener una criatura.

Como suceden en este tipo de situaciones, sus deseos se hicieron realidad, pero de una manera que no esperaba; y es que la joven dio a luz a 16 conejos.

Este fraude que hoy en día nos parece tan burdo causó profunda impresión en la época. El mismísimo rey Jorge I, puso a todos sus expertos obstetricistas y anatomistas a investigar las razones de tan insólito parto.

Llegaron a la conclusión de que la joven había tenido durante la gestación antojo de comer conejo, y al no poder saciarlo, su deseo impregnó el claustro materno transformando su hijo en 16 conejitos.

Si quieren saber más sobre este asunto, pueden adquirir este libro de Jan Bondeson.

6 Comments:

At 5:52 p. m., Anonymous noemi said...

Que alivio profundo el no haber deseado comer ratas, lobos, y sobre todo Puerco Espines!!!!! en mis dos embarazos. Me salieron dos humanos preciosos del cuerpo, finalmente. (Una cosa mas de las que me logro salvar en este cruento mundo tan impredecible).

Saludos y abrazos, Bubastis.

 
At 5:55 p. m., Anonymous noemi said...

(Por si no vas a mi blog, que hermoso comentario dejaste a mi post de las ventanas, gracias)

 
At 6:28 p. m., Blogger bubastis said...

En este caso, Noemi, el comentario no es mejor que el post que lo inspira. Gracias a ti por estar todos los días. Besos.

 
At 9:51 a. m., Blogger Baldanders said...

El peligro de los antojos. Como dice el refrán: cuidado con lo que deseas que se te puede hacer realidad.

 
At 2:11 p. m., Anonymous wilbur mercer said...

Impresionante caso, pero no me quedó claro un punto: ¿por qué "fraude"? ¿llegó a probarse finalmente que los conejitos no eran de ella? En aquellos tiempos no existían las pruebas de ADN, y la cosa seguramente no era tan fácil y concluyente como ahora...

 
At 12:14 a. m., Anonymous ella y su orgía said...

Menosmal que las ciencias adelantan que es una barbaridad. Menudos bulos se tragaban nuestros pobres antepasados.

Abrazo orgiástico.

 

Publicar un comentario

<< Home