el blog de bubastis

jueves, junio 29, 2006

40 Años en Vanguardia



El Rock & Roll en su larga y compleja historia ha contado con santos, mártires, ideólogos, malditos y, como no, olvidados. Hoy la humilde redacción de Bubastis pretende hacer justicia a una pequeña y tal vez crucial ruedecilla dentada perdida entre la gran maquinaria del pop, Red Krayola.

Quizás sin ellos la música que escuchamos sería idéntica, o quizás dejaron su impronta inoculando a la música del pasado siglo un extraño virus que todavía hoy seguimos desentrañando.

El sello International Artists, durante los años de la psicodelia, tuvieron como banda insignia a los insólitos 13th Floor Elevator, sin embargo, en la agenda de Lelan Rogers (alma mater de la meritada discográfica) también estaban los Krayola, un combo mucho más lunático y visionario.

Fundado en 1966, al año siguiente fracturaron la historia del Rock & Roll con su disco The Parable of the Arable Land, un disco que pasó desapercibido en su época porque, simplemente, no existían adjetivos musicales para comprenderlo.

Este disco seminal es una precisa y psicótica maquinaria ruidista, una colección de sonidos discordantes y disparatados ensamblados por el asombroso talento de Mayo Thompson, líder de la banda y único miembro de la misma que ha permanecido imperturbable a lo largo de 40 años.

Minimalismo, distorsiones, sonidos orgánicos, baterías arrítmicas, feísmo y lúcida demencia se dieron cita en un LP que presagió el punk, el lo-fi, la new wave, la no wave, el noise y el post-rock.

Red Krayola han tenido una trayectoria errática, han sufrido largos eclipses y nunca han sabido (o querido) traducir a un público masivo sus inquietantes esquemas sonoros. 40 años después, Mayo Thompson, que en los '90 se alió con la elitista escena musical de Chicago (formada por músicos tan notables como John McEntire, Jim O'Rourke, David Grubbs o Stephen Prina) sigue estando en vanguardia, ensanchando los límites de un género tan manso como es el Rock & Roll con el fin de hacerle recuperar la ferocidad de sus orígenes.

Emparentado con esa raza de bandas que, como Silver Apples o Captain Beefheart, se adelantaron a su tiempo hoy celebramos la aparición de su nuevo álbum, titulado irónicamente Introduction. Un trabajo más accesible que a lo que nos tiene acostumbrados y que bien merece esta reseña con vocación de hagiografía del Sr. Thompson.

Como no es educado escribir tan generosamente de una banda sin dejarles una perla musical de la misma, les obsequio con el vídeo del You Tube que tienen encabezando el presente post. Se trata del clásico Wives in Orbit en una toma en directo grabada en Chicago en 2004.

6 Comments:

At 7:46 p. m., Blogger Pussy Galore said...

genial.
Aun no me puedo creer que Aura nos haya dejado.
Un saludo.

 
At 10:51 p. m., Blogger el brujo don carlos said...

Pues para mí eran desconocidos, en efecto. Y son realmente buenos.

A mí lo de Aura me tiene muy triste.

 
At 2:54 a. m., Anonymous noemi said...

Yo también extraño a Aura.
Y la música ésta, no la había oído.

 
At 9:16 a. m., Blogger Aura said...

Grandísimo el video.

No se van a librar de mí tan fácilmente, eh, que lo sepan.

Un beso a todos.

 
At 12:24 p. m., Anonymous Norrin Radd said...

Magnífico el post,Bubastis,pero por una vez voy a discrepar...

Me refiero a la frase 'banda insignia a los insólitos 13th Floor Elevator, sin embargo, en la agenda de Lelan Rogers (alma mater de la meritada discográfica) también estaban los Krayola, un combo mucho más lunático y visionario'.

¿¿¿Más lunáticos que la banda de Roky Erickson??? ¡¡Roky ha sido uno de los más grandes lunáticos de la música popular de nuestro tiempo!!

 
At 8:58 p. m., Blogger bubastis said...

Los 13th Floor Elevators son rara avis, sin duda, y más teniendo en cuenta la azarosa existencia de Roky Erickson.

A pesar de todo, y comparado con los Krayola, su sonido me parece casi convencional.

 

Publicar un comentario

<< Home