el blog de bubastis

lunes, agosto 29, 2005

La Desaparición

Los textos lipogramáticos son aquellos que se construyen prescindiendo voluntariamente de alguna letra del alfabeto. Por ende, cuanto más usual sea la letra ausente, más compleja será su construcción.

Señala Antonio Fernández Ferrer en su sensacional estudio introductorio a los Ejercicios de Estilo de Raymond Queneau (Ed. Catedra. 6ª edición. 1996) que su tradición es muy antigua; se remonta al siglo VI a. de C. cuando Laso de Hermione suprimió la sigma en su Oda a los Centauros y en un Himno a Deméter del cual sólo se ha conservado el primer verso. Más tarde, Néstor de Laranda, ya en el siglo III de nuestra era, reescribió la Ilíada eliminando la alfa del primer canto, la beta del segunda, la gamma del tercero, y así sucesivamente.

Alonso de Alcalá y Herrera es el más ilustre lipogramista en castellano. Publicó, en un volumen en octavo, cinco novelas cortas en cada una de las cuales desaparecía una de las cinco vocales. El título de tan excéntrico artefacto era Varios Effetos de Amor en Cinco Novelas Exemplares. Y nuevo artificio de escreuir prosas, y versos sin una de las cinco letras vocales, excluyendo Vocal differente en cada Novela (Lisboa, Manuel de Sylva, 1641).

Las 5 novelas son: Los Dos Soles de Toledo (sin la A), La Carroza de las Damas (sin la E), La Perla de Portugal (sin la I), La Peregrina Ermitaña (sin la O), La Serrana de Sintra (sin la U). Nuestra Biblioteca Nacional conserva también, del mismo autor el Iardim Anagrammatico, editado en Lisboa en 1654, un pequeño conjunto de poemas. Sobre tan peregrino literato, Domingo García Peres, en su Catálogo Razonado y Bibliográfico de los Autores Portugueses que Escribieron en Castellano (Madrid. Imprenta del Colegio Nacional de Sordomudos y de Ciegos. 1890) señala que "De procedencia castellana. Nació en Lisboa a 12 de septeimbre de 1599, y en la misma murió a 21 de noviembre de 1862. Se ignoran las circunstancias de su vida; fue un hombre de estudio y agudo ingenio, de los que abusó hasta la exageración y extravagancia".

Ya en nuestra época, no se puede dejar de mencionar a Georges Perec, integrante del colectivo Oulipo y autor de La Disparition (1969), una novela policíaca de 300 páginas en las que evita escrupulosamente la letra e (la más frecuente a francés). En su valiente y modélica traducción al castellano, bajo el título de El Secuestro (Ed. Anagrama), se prescindió de la letra A. Algún crítico despistado reseñó el libro tomándolo únicamente por una novela policíaca estrambótica, sin advertir el recurso que le daba sentido.

3 años después, Perec extremaba aún más su artificio lipogramático con Les Revenentes, donde sólo se emplea la letra e y desaparecen las vocales restantes.

1 Comments:

At 12:44 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hola, tienes el libro "El secuestro"? No lo encuentro y necesito verificar cómo está traducido el poema Vocalisations. Si lo tienes, sería genial que me escribieras a mikaina@hotmail.com
Mi nombre es María Virginia.
Saludos

 

Publicar un comentario

<< Home