el blog de bubastis

lunes, octubre 31, 2005

En Intimidad con la Muerte

La excelente escritora y agitadora cultural Simone de Beauvoir, compañera de Jean Paul Sartre, evocó la figura de éste de una manera sobrecogedora en el libro La Ceremonia del Adiós. En este volumen, editado en 1981, Beauvoir narraba con impresionante precisión y naturalidad la lenta desintegración del filósofo francés.

La decadencia física y la aceptación de la mortalidad individual se convierte en el eje central de esta obra descarnada (para muchos un ajuste de cuentas) que consigna la lenta agonía de 10 años de Sartre.

Me viene a la mente este libro porque existen unas líneas fascinantes, hacia la mitad de la obra, que decanta hacia la total oscuridad la novela y que deseo compartir con Vds.: "A él [Sartre] se le puede achacar la frase de Rilke: 'Cada uno lleva en sí su muerte, como la fruta su hueso"

6 Comments:

At 3:13 p. m., Blogger Aura said...

Todos la llevamos, ignorarla sería como olvidarnos de nosotros mismos, creo. Sería como negar la infancia, o nuestros predecesores.
Yo así lo veo, y pienso a menudo en ella.

 
At 3:47 p. m., Blogger bubastis said...

No cabe duda de que forma parte de nosotros. De ahí lo certero de la frase, "llevamos la muerte como la fruta su hueso"...

 
At 10:57 p. m., Anonymous el brujo don carlos said...

Castaneda decía que hay que tomar a la muerte por consejera.

Imagino que Simone de Beauvoir al referirse a Sartre debía querer decir algo más que el mero hecho de que "morir habemus". Tal vez Sartre era un tipo especialmente autodestructivo. Tal vez se le notaba más que a otros que caminaba inexorablemente al encuentro de su propia muerte. O algo así.

 
At 12:21 a. m., Anonymous noemi said...

Castaneda si, y los budistas por ejemplo, entre otros muchos filósofos del vivir, saben que solo se ESTA cuando se sabe con toda certeza que no se estará un día.

Por eso, entre otras cosas, "haz posts ahora, que quizá mañana sea tarde".

Abrazos juguetones...

 
At 12:06 a. m., Anonymous ella y su orgía said...

Cierto, pero más de uno y de una se atragantan con su propio hueso antes de tiempo.

Abrazo orgiástico.

 
At 3:50 p. m., Blogger bubastis said...

Ella tiene razón. A muchos se les traganta el hueso. En cuanto al comportamiento de Sartre frente a la muerte no creo que se tratara de una persona particularmente autodestructiva (es cierto que era un gran bebedor), si bien creo que acaba asumiendo la desaparición de una manera casi infantil.

 

Publicar un comentario

<< Home