el blog de bubastis

viernes, noviembre 04, 2005

El Hijo de la Mañana

El tercer día de la Creación, el principal arcángel de Dios, un querubín llamado Lucifer, Hijo de la Mañana (Hellel ben Shahar), se paseaba por Edén entre joyas deslumbrantes, con el cuerpo refulgente de cornalina, topacio, esmeralda, diamante, berilo, ónice, jaspe, zafiro y rubí, todo ello engastacado en el oro más puro.

Durante un tiempo Lucifer, a quien Dios había nombrado guardián de todas las naciones, se comportó de una manera discreta, pero pronto el orgullo le trastocó el juicio. "Al cielo voy a subir, por encima de las estrellas de Dios alzaré mi trono -dijo- y me sentaré en el Monte de la Reunión, en el extremo norte". Y añadió: "Subiré a las alturas del nublado, me asemejaré al Altísimo".

Viendo las ambiciones de Lucifer, Dios le expulsó de Edén a la Tierra y de la Tierra al Seol. El orgulloso cayó del cielo como un rayo y fue reducido a cenizas; ahora su espíritu revolotea a ciegas sin cesar por la profunda oscuridad del más hondo pozo [Isaías 14, 12-15; 2 Henoc 29 4-5; Lucas 10, 18; 2 Cor. 11, 14; Septuaginta y Vulgata de Isaías 14, 12-17; Targum Job 28,7]

3 Comments:

At 3:05 p. m., Anonymous ella y su orgiá said...

A mí me apasiona la figura del Ángel Caído. Supongo que porque siempre me pongo de parte de los perdidos y Dios me aburre.

Abrazo orgiástico.

 
At 3:43 p. m., Anonymous noemi said...

Ese espíritu me da miedooooooo.....
puede ser tan tendador......

 
At 2:35 p. m., Blogger Aura said...

"¡Oh, el más sabio y hermoso, tú, de todos los ángeles,
Dios traicionado por el hado y privado de loores,
¡Apiádate, oh Satán, de mi larga miseria!
Oh príncipe exiliado a quien se hizo una ofensa,
y que, vencido siempre, más fuerte te levantas".
Charles Baudelaire. Letanías de satán.

 

Publicar un comentario

<< Home