el blog de bubastis

miércoles, noviembre 23, 2005

La Virgen y las Comadronas

Hacía un rato que José se había marchado en busca de comadronas. Mas, cuando llegó a la cueva, [María] ya había alumbrado [a Jesús]. Le dijo a ésta: "Aquí te traigo dos parteras: Zelomi y Salomé", pero ambas se habían quedado a la puerta de la cueva por el excesivo resplandor que la inunda (...)

Mandó María que una de ellas entrar. Zelomi se atrevió a hacerlo y le dijo a María: "Permíteme que te palpe". Y cuando se lo hubo permitido María, exclamó: "¡Señor, Señor, misericordia! Jamás se ha oído ni ha podido caber en cabeza humana que estén henchidos los pechos de leche y que haya nacido un infante dejando virgen a su madre. Ninguna polución de sangre hay en el nacido. Ningún dolor en la parturienta. Virgen concibió, virgen dio a luz y virgen quedó después".

La otra comadrona, llamada Salomé, al oír esto dijo: "No creeré jamás lo que oigo si yo misma en persona no lo compruebo". Y se acercó a María diciéndole: "Deja que te palpe para saber si es verdad lo que acaba de decir Zelomi". Asintió María, y Salomé extendió su mano, pero al tocarla ésta se le quedó seca y muerta. Entonces la comadrona empezó a llorar vehementemente (...)

Evangelio del Ps. Mateo. Evangelios Apócrifos. Biblioteca de autores cristianos. 5ª Edición. Madrid. 1985. Versión de Aurelio de Santos Otero.

9 Comments:

At 3:31 p. m., Blogger Aura said...

Me gusta mucho leer los apócrifos.
Estas comadronas parecen muy profesionales, no sólo por la tardanza, sino por lo solicitas que se muestran hurgando y comprobando, no dudo que estarían deseando correr a contarlo.
Y el trozo de la mano muerta ya es inconmensurable, estas venganzas divinas tan expeditivas...

Un saludo.

 
At 3:35 p. m., Blogger el brujo don carlos said...

"...apareció a su lado un joven todo refulgente, que le dijo: "Acércate al niño, adorale y tócale con tu mano. El te curará pues es el Salvador del mundo y de todos los que en El ponen su confianza". Ella se acercó al Niño con toda presteza, le adoró y tocó los flecos de los pañales en que estaba envuelto. Y al instante quedó su mano curada".

Este Bubastis nos quiere privar del final feliz.

 
At 3:42 p. m., Anonymous bubastis said...

¡Mecachis! ¡Me has fastidiado la 2ª parte del post!

 
At 3:43 p. m., Anonymous noemi said...

Por supuesto, y es que en las cuestiones de fé, es pecado dudar.

 
At 11:50 p. m., Blogger el brujo don carlos said...

¡Vaya! Cuánto lo siento... ¿No se puede borrar el comentario?

 
At 3:10 a. m., Blogger Caído said...

Me encanta este fragmento, estoy seguro que le gustaría a Don Buñuel, cuando lo vea se lo pregunto. (P.D.: Soy "El blogger anteriormente conocido como Caído")

 
At 1:14 p. m., Anonymous ella y su orgía said...

Jaja, pobre Bubastis, mira que perder un post por culpa de la sapiencia de uno de tus comentaristas...
Bienaventurados los crédulos, eso debe de aparecer en alguna parte del evangelio. ¡Ay!, quién diría que me pasé media vida rodeada de monjas.

Abrazo orgiástico.

 
At 4:01 p. m., Blogger bubastis said...

Sr. Brujo, no se preocupe: prefiero unos comentaristas de nivel antes que un post, sin duda.

 
At 1:02 a. m., Blogger Diana said...

Por eso me encanta tu blog, hasta los que te comentan parecen estar sincronizados. Saludos a todos.

 

Publicar un comentario

<< Home