el blog de bubastis

lunes, diciembre 19, 2005

El Auténtico Frankenstein

Mary Wollstonecraft Shelley, autora de la clásica novela gótica Frankenstein, se inspiró en la personalidad de un científico escocés poco conocido. Un estudiante británico que está haciendo su doctorado cree que el científico escocés James Lind, que fue consejero de Percy Bysshe Shelley (esposo de Mary), sirvió de modelo para el personaje de la ficción que dio vida al doctor Wolf von Frankenstein, quien dio vida a su vez (en la ficción) a uno de los monstruos más famosos del mundo.

En un artículo en el diario de la Sociedad Real de Medicina, el estudiante Christopher Goulding, de la Universidad de Newcastle, escribió que Mary Shelley se sintió intrigada por los experimentos que Lind realizaba, de cuyo desarrollo tenía al corriente a Shelley. Dichos experimentos se centraban, naturalmente, en animar cuerpos muertos.

"En ese momento no se enseñaba ciencia en Eton y mucha gente fue elegida como mentores de muchachos que tenían interés en la ciencia", dijo Goulding. "Algunos detalles sobre los orígenes de la novela emergieron luego en su introducción de la edición de 1831, en la cual ella describe cómo fue 'testigo silenciosa' de las discusiones filosóficas que sostuvieron su esposo y Lord Byron", explicó.

Lind, físico y filósofo, nació en 1736 y fue uno de los primeros en realizar experimentos electro-médicos en Inglaterra, un proceso que hace que los músculos de un muerto se muevan con la corriente eléctrica, si bien sus investigaciones sobre el escorbuto fueron las que le propiciaron cierta gloria, como pueden comprobar leyendo este enlace.

En 1816, cuando Mary Shelley escribió Frankenstein, tenía sólo 18 años. Mary y su esposo habían acompañado a Lord Byron a Suiza. La inspiración y posterior escritura nacieron en la villa de Lord Byron, frente a las costas del Lago de Ginebra.

En su trabajo, el joven Goulding destaca que Mary Shelley estaba más interesada en las consecuencias morales de la investigación que en los detalles científicos. "En el episodio donde se crea al monstruo, el texto de Shelley es muy vago. No hay ninguna descripción del laboratorio que se muestra generalmente en las películas", concluyó Goulding.

Si quieren saber más sobre este suculento tema, diríjanse a esta estupenda página.

2 Comments:

At 3:44 p. m., Anonymous noemi said...

Y es que los humanos siempre nos hemos entercado en volvernos inmortales, en negar el tema de la desaparición, lo finito y la muerte.
Abrazos

 
At 6:29 p. m., Blogger Aura said...

Que bueno el link. Bien es sabido que la realidad supera la ficción.
Ayer estuve curioseando un estudio comparado de la poesía de Byron y Shelley que tiene que caer en mis manos.

Un saludo.

 

Publicar un comentario

<< Home