el blog de bubastis

jueves, julio 06, 2006

La Soledad de las Cosas

Me rodean los objetos, la certidumbre
de su presencia indiferente.

La seguridad de que cada cosa estará
en el sitio donde la abandoné porque
nadie habrá podido tocarla.
Mis manos reemplazan el aire allí
donde se posan, agitan el sosiego,
la luz tenue que subraya el polvo.
Afuera la vida se dilata, el sol se
hincha y muere sobre su lecho líquido.
El suelo deslumbra las sombras,
los pies caminan alcanzándose a
sí mismos en cada paso. Se detienen
sobre sí, se encierran en sus huellas.
Dentro la vida se estrecha, la oscuridad
se hace hilo y reposa en su lecho de piedra.
El aire deja de existir donde yo existo,
mis manos trasladan la quietud y laceran
el polvo. Las cosas no saben, no esperan,
no sienten, ellas me sobreviven, sin más.

Me rodean los objetos, la certidumbre
de su presencia indiferente.

[Alberto Ávila Salazar. Inédito]

6 Comments:

At 3:30 p. m., Anonymous noemi said...

Poema sobre la aridez y resequedad de la percepción en los momentos de desasoiego.

Muy hermoso, felicidades.

 
At 8:52 a. m., Blogger Baldanders said...

Gracias por compartirlo. Un fuerte abrazo.

 
At 11:24 a. m., Blogger Pedro Garrido Vega said...

Cuánto bien (y cuánto mal) ha hecho Perec...

Magnífico.

 
At 10:34 p. m., Blogger el brujo don carlos said...

Estupendo poema e interesante comentario de Noemí

 
At 12:48 a. m., Anonymous ella y su orgía said...

Yo necesito rodearme de libros. Aparte de fuente de conocimiento y goce, para mí son un fetiche.

Abrazo orgiástico.

 
At 3:31 a. m., Blogger bubastis said...

Gracias por los comentarios. Hoy más que nunca.

 

Publicar un comentario

<< Home